«Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios  1P 2:20 (RVR)».

La aflicción o sufrimiento es la porción de todos los hombres aqui en la tierra, y el privilegio de todos los creyentes camino al cielo. 

La palabra “aprobado/aprobar” viene del griego “jaris/charis” lo cual es: gracia, o favor sobrenatural e inmerecido de Dios al hombre. Pero en este texto expresa no la acción o favor de Dios para el hombre como regalo divino, sino como algo agradable, algo gratificante, una acción la cual es digna de admirar por parte de Dios en el hombre, “aprobado” denota: estar acorde al propósito divino, da a entender: lo que para Dios es admitido, aceptado, competente, apto y ratificado, aquel que soporta tal aprobación recibe el grande galardón.

“Todo principio divino está aceptado por Dios sobre la base de Su propia gracia. Los sufrimientos en el creyente producen necesidades, y las necesidades en el creyente ocasionan que Su consuelo, bienestar y comodidad sean manifestados en su vida sobre la base de Su promesa Bíblica. Todo creyente debe darle la Gloria a Dios por cada una de sus necesidades «Pues sabemos que así como participan en nuestras aflicciones, también participan en nuestra consolación – 2 Cor 1:7 (RVC)». Dios cumple Su promesa «Yo estaré siempre con ustedes, hasta el fin del mundo – Mt 28:20 (TLA)». Porque «es imposible que Dios mienta – Heb 6:18 (RV60)».”

“Si como creyentes aspiramos a ser instrumentos de consolación, mediante el Espíritu Santo en nuestras vidas participaremos en el don celestial del carácter divino siendo así «participantes de la naturaleza divina – 2 Ped 1:4 (RV60)»; si derramamos algo mas allá de lo común de la consolación a un corazón tentado; si pasamos a través de la rutina de la vida diaria con el tacto delicado que nunca imparte dolor; deberíamos estar contentos de pagar el precio de una educación costosa; como El, debemos sufrir «resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo – 1 Pd 5:9 (RVR)», así como el creyente es participante de la naturaleza divina, de la misma manera es participante de las aflicciones de Cristo, aunque se niegue, es una hecho Biblico, real y establecido, somos participantes de toda experiencia del Hijo de Dios «Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio – Heb 3:14 (RV60)».”

“Existen bendiciones las cuales el creyente no obtiene por no aceptar y soportar el sufrimiento «porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos – Gál 6:9 (RVR)». Hay un gozo divino que viene al creyente solo a través del dolor «gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo – 1 Ped 4:13 (RVR)». Hay demostraciones de la verdad divina que solo se obtienen cuando las luces de la tierra se apagan, y en ese momento la luz divina del cielo “Jesucristo” se ha encendido. Hay cosechas que brotarán solo después que el arado haya hecho su labor, labrando la tierra y abriendo surcos o conductos profundos en ella para que luego de ser introducida la semilla a su tiempo de el fruto esperado.”

“El bienestar o confort por así decirlo, no llega a los creyentes de corazón inconstante y feliz en su estado natural. Todo creyente acudirá a las profundidades si experimenta el más precioso de los dones de Dios, el reposo de Cristo, solamente mediante El, podemos estar preparados para ser colaboradores de El, esto no es cuestión de nosotros, sino de El en nosotros.”

«Es por esto que me deleito en mis debilidades, y en los insultos, en privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo. Pues, cuando soy débil, entonces soy fuerte – 2 Cor 12:10 (NTV)».

Sobre El Autor

Félix Muñoz

Félix Muñoz, nacido en San Juan Puerto Rico es fundador de ministerios vida y verdad, y en contexto, ministerios los cuales capacitan con material teológico a congregaciones participantes para que éstos disfruten de una hermenéutica y homilética sana, su teología es bíblica sistemática, se centra en lo que las escrituras, la historia y su propio contexto léxico afirman (enfoque léxico histórico gramatical cultural). Es pastor/maestro misionero en México por más de nueve años, y ha trabajado en sin número de países en latino américa y el caribe por mas de 16 años. Tiene la dicha de gozar de un Doctorado en estudios teológicos ministeriales de la (UTPR) Universidad Teológica de Puerto Rico y aparte una Maestría en Consejería Pastoral de la (CUNC) Christian University of North Carolina, certificado como PSE (Peer Support Specialist) en el estado de Arizona EE.UU. El Dr. Muñoz es el presidente, fundador y profesor de la Universidad Teológica Contemporánea en Nogales Sonora México. Actualmente reside ahí junto su esposa.

Artículos Relacionados