Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír. Eclesiastés 5.1 

Cuando ora, ¿es usted el único que habla? Que Dios le hable a su corazón es una experiencia asombrosa y que puede perderse si monopoliza la conversación y nunca se detiene a escuchar.

Sin embargo, cuando usted se queda callado, el Señor lo transforma, cambiando su manera de pensar y conformándole a sus caminos. ¿Cómo lo hace? Él puede recordarle un pasaje importante de las Escrituras, revelarle una verdad bíblica para que la aplique, exponer un pecado no confesado, o traer a su mente a alguien que necesita su ministerio.

En otras palabras, Él dirigirá sus caminos (Proverbios 3.6). Por eso es tan importante que se quede sentado ante Dios en silencio y le permita derramarse en usted.

Él le revelará su voluntad y le dará paz en su ser interior. Amigo, sentarse callado ante Dios hace posible que Él le hable a su corazón con claridad, de manera positiva e inequívoca, mostrándole qué hacer. Usted sabrá que el Señor verdaderamente le ha hablado, y esa es la definición de la vida en su mejor expresión. 

 Señor, permaneceré en silencio y escucharé tu voz. Háblame, Padre. Tu siervo escucha. Amén.

Sobre El Autor

Charles Stanley

Charles Frazier Stanley (25 de septiembre de 1932, Virginia) es el pastor principal de la Primera Iglesia Bautista, en el norte de Atlanta, Georgia. Él es el fundador y presidente "Ministerios en Contacto". Stanley también sirvió dos períodos de un año como presidente de la Convención Bautista del Sur de 1984 a 1986.

Artículos Relacionados