Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego – Mt 3:11 .

Historico culturalmente, los esclavos de personas de elevada posición social a menudo tenían una condición social superior a la de algunas personas libres. Un esclavo (a diferencia de un discipulo, quien también servía a un amo o maestro) llevaba las sandalias del mismo; aqui Juan afirma que no es digno siquiera de ser esclavo de Cristo.

Los profetas habían predicho el derramamiento del Espíritu de Dios sobre los justos en el tiempo en que Dios estableciera su reino para Israel (Is 44:3, Ez 39:29, Jl 2:28). También hablaron sobre el fuego para los malvados (Is 26:11, 66:24, Jer 4:4m 15:14). Aqui en Mateo 3:11, si se nota contextualmente, los malvados son “bautizados” del griego “baptizo” lo cual significa “introducidos” o “sumergidos” en “fuego” (Mt 3:10, v.12). Debido a que el mismo termino griego preseta separación entre una cosa y otra en si Juan hace la afirmación en el verso 12 de Mateo 3 como aquel que separa el trigo de la paja, cosa que era familiar para los judíos Palestinos y en especial para los agricultores, los cuales arrojaban al aire el trigo cosechado y el viento separaba el grano más pesado de la paja más liviana.

La paja no servía para consumo y por lo general se quemaba. Entonces, cuando Juan afirma que “bautizará en Espíritu Santo y fuego” esta diciendo sobre la salvacion derramada por Cristo en el Espíritu, y sobre la condenación de fuego por el rechazo divino a Su misericordia en Cristo, ilustrando la separación del trigo y la paja como antes mencioné en (Mt 3:12 en Su contexto inmediato).

Algunos otros escritores describieron el día del juicio como una cosecha (Jer 52:33, Jl 3:12-14) y hablaron de los malvados como paja “tamo” (Is 17:13, Jer 13:24, 15:7), ilustrando el fuego que nunca se apagará, dando a entender más allá de la quema momentánea del tamo “paja” a algo mucho más horrible (Is 66:24), a pesar de que la tradición judía misma distaba mucho de la unanimidad con respecto a la duración del infierno (del griego Gehenna), la ilustración hecha por Juan el Bautista es claramente entendible con juicio, no con una reacción que el Espíritu produce en las personas en el momento de la regeneración como muchos creyentes malinformados afirman.

El bautismo de Juan era bautismo de agua, pero Aquel que viene «bautizará» “Introducirá” en «Espíritu Santo» “Salvación eterna” y «fuego» “Condenación eterna”. La vida en la edad venidera está en la esfera del Espíritu. El Espíritu y el fuego están unidos con una preposición como un doble bautismo. La palabra fuego del griego “pur” se usa en el sentido de separación, como el empleo arriba mencionado de la paja y el trigo segun el verso 12 de Mateo 3 para “quemar lo que no sirve”, es decir la “paja o tamo”.

Concluyo con esto, los versos de Mateo 3:7-10 en su contexto inmediato Juan se dirigía exclusivamente a los Fariseos y Saduceos, y aqui se dirige a todo oyente allí presente (verdaderos y falsos profesantes) dando a entender que el ministerio del Mesías sería uno de arrepentimiento, “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento” comun en tales tiempos como una ceremonia de limpieza, y el arrepentimiento como la verdadera limpieza para el disfrute pleno de la salvación eterna, entonces el primer bautismo es para salvación (con el Espíritu Santo), el segundo es para perdición (con fuego), el primero como el disfrute de quellos que reconocieron al Mesías encarnado “Jesucristo” el segundo para aquellos que negaron al mismo como el medio misericordioso de Dios para el perdón de pecado. Entonces “¿El creyente es bautizado con fuego del Espíritu en la conversión como muchos presuponenen?” la respuesta es “Un rotundo No.”

El concepto comunicado quie es: O te arrepientes para ser salvo al ser “Baptizo: introducido al cuerpo de Cristo” regenerado por el Espíritu, o le niegas para ser “Baptizo: introducido al fuego eterno de condenación por juicio” por negar Su misericordia en el Mesías.

Bendiciones en Cristo.


Sobre El Autor

Félix Muñoz

Félix Muñoz, nacido en San Juan Puerto Rico es fundador de ministerios vida y verdad, y en contexto, ministerios los cuales capacitan con material teológico a congregaciones participantes para que éstos disfruten de una hermenéutica y homilética sana, su teología es bíblica sistemática, se centra en lo que las escrituras, la historia y su propio contexto léxico afirman (enfoque léxico histórico gramatical cultural). Es pastor/maestro misionero en México por más de nueve años, y ha trabajado en sin número de países en latino américa y el caribe por mas de 16 años. Tiene la dicha de gozar de un Doctorado en estudios teológicos ministeriales de la (UTPR) Universidad Teológica de Puerto Rico y aparte una Maestría en Consejería Pastoral de la (CUNC) Christian University of North Carolina, certificado como PSE (Peer Support Specialist) en el estado de Arizona EE.UU. El Dr. Muñoz es el presidente, fundador y profesor de la Universidad Teológica Contemporánea en Nogales Sonora México. Actualmente reside ahí junto su esposa.

Artículos Relacionados