1.- ¿Asiste regularmente a las ordenanzas públicas de la religión, y siente el poder de la piedad interior mientras que se observa en formas externas en su vida?

2.- ¿Asiste a los servicios durante la semana, y si no es así; es a falta de oportunidades o de intención?

3.- ¿Se siente más indiferente a las ordenanzas de la religión ahora, de lo que era antes?

4.- ¿Se mantiene la devoción familiar diaria y de manera seria? Y además de esto ¿Está usted en el hábito de instruir de manera solemne y con ansiedad a sus hijos en los principios de la verdadera religión?

5.- ¿Cómo establece una parte de cada día para el retiro a leer su Biblia, examinar su corazón y orar a Dios?

6.- ¿Mantiene su corazón con toda diligencia, esforzándose para modificar sus afectos corruptos y al acecho contra complacer el pecado en sus pensamientos y disposiciones?

7.- ¿Cómo sostiene la moral, así como la piedad en su vocación terrenal y en su práctica diaria, recordando sus obligaciones de acuerdo a la justicia universal y la que Cristo tiene, en realidad, cometido en su Gloria y el honor de la religión para el cuidado de su pueblo?

8.- ¿Qué influencia tiene la piedad sobre su temple, eres dócil, paciente, indulgente, amable, templado?

9.- ¿Tiene una esperanza viva de la salvación, por el testimonio del Espíritu Santo, y está habitualmente caminando en el amor de Cristo, y la fortaleza del Espíritu Santo?

10.- ¿Siente algún interés en la propagación de la religión, la conversión de las almas, y la Gloria de Dios en el mundo?

11.- ¿Estás haciendo algún esfuerzo personal para la salvación de los demás?

12.- ¿Es tu costumbre y deleite apartar una porción de tu propiedad, y una porción, como se puede esperar de sus medios y gastos personales, para la difusión del Evangelio, de manera que se pueda decir a conciencia, que está haciendo lo que puede para este objetivo?

13.- ¿Está cultivando un espíritu de caridad hacia aquellos quienes difieren en materia religiosa, y busca promover la armonía de toda la familia de Dios?

14.- ¿Está usted verdaderamente en paz con todos los hombres, y especialmente con los miembros de su iglesia?

15.- ¿Es usted tan cuidadoso de la reputación de un hermano como del suyo?

16.- ¿Usted cultiva un espíritu de ternura cristiana respecto a los defectos e imperfecciones de sus hermanos?

17.- ¿Guarda su lengua de hablar mal de un hermano, y si en algo está disgustado con él, sigue la regla del Evangelio, y le dice su defecto entre él y usted de manera personal?

18.- ¿Usted se abstiene de todos los lugares de diversiones mundanas; tales como teatros, bailes, fiestas, oratorios, conciertos; y evitando todo recurso innecesario en todas partes con la gente del mundo?

19.- ¿Tiene usted cuidado de su comportamiento en general, sobre todo ante los incrédulos, para no hacer nada que los disguste con la religión, para no decir nada innecesario para herir sus sentimientos o egoístamente para satisfacción personal; para evitar todas las apariencias artificiales, toda afectación, hipocresía, atrevimiento, la intolerancia, la amargura, el sectarismo, la disputa inútil, el mal humor, la falta de educación, el orgullo, la frivolidad, la extravagancia; mientras que, al mismo tiempo; usted evidencia una relación inquebrantable de la verdad, una profesión que no ocasiona vergüenza y que esté apegado a ella; una disposición a soportar cualquier ridículo por el bien de ella; un deseo de comunicar el conocimiento de la misma y la disposición para ayudar a los demás como un colaboradores del trabajo con Dios, en su seguimiento y obediencia?

20.- ¿Siente algún fuerte, devoto y práctico deseo para la salvación de las almas?

21.- ¿Esta dispuesto a negarse a sí mismo por amor a Cristo?

22.- ¿Estás libre de confesar a Cristo dondequiera y cuando debes, o estás avergonzado de Él siempre?

23.- ¿Tiene intención de renunciar al mundo como su porción, cuando reconoce al Señor en público?

24.- ¿Es su mayor deseo el ser santo y caminar con Dios para siempre?

25.- ¿Usted ama a los cristianos, a todos los cristianos, como cristianos; y porque aman a Dios y Dios los ama a ellos?

26.- ¿Alguna vez reflexiona sobre la siguiente cuestión de manera solemne?: ¿Por qué soy Cristiana, cuando los demás viven y mueren sin Cristo? ¿Qué me hace diferenciarme de los demás?

27.- ¿Cuánto cuidado tiene del corazón por el amor de Cristo, la gloria de Dios, y el progreso de la verdadera religión en el mundo? ¿Está dispuesto a catequizar su vida, de manera habitual hasta morir, en respuesta a lo anterior?

28.- ¿Puede leer estas preguntas, al menos una vez en voz alta, y orar a Dios para buscar su corazón en referencia a los varios puntos de la práctica cristiana sugeridas por estas cuestiones?


Traducción: Sarahi Canche
Edición: Carlos Aguilar
Fuente: www.gracegems.org

Sobre El Autor

John Angell James

John Angell James nació en Blandford Forum el 6 de junio de 1785 y murió en Birmingham el 1 de octubre de 1859.
Tras servir cuatro años como aprendiz en una pañería de lino en Poole, Dorset, entró en la academia teológica en Gosport en 1802, quedando cualificado bajo el Acta de Tolerancia como predicador disidente al año siguiente. Fue invitado a Carr’s Lane Chapel, Birmingham, en 1805 y ordenado pastor allí a principios del año siguiente. En esta labor pastoral permanenció hasta su muerte. Fue presidente de la junta de educación de Spring Hill College, Birmingham, desde 1838 hasta su muerte y en 1846 fue uno de los principales promotores de la Alianza Evangélica. Fue tenido en alta estima como predicador y autor y como hombre público. Aunque era calvinista puso más énfasis en el deber cristiano que en las sutilezas doctrinales. Publicó numerosos sermones y alocuciones y una docena de pequeños volúmenes, de los cuales los mejor conocidos son Christian Charity (Londres, 1828) y The Anxious Enquirer after Salvation (Birmingham, 1834), que circuló ampliamente en Inglaterra y América y fue traducido al galés, gaélico y malgache. Otros escritos suyos se encuentran en sus Works (17 volúmenes, Londres, 1860-64).

Artículos Relacionados