Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. Juan 17:21

Jesús a menudo acudió al Padre con asuntos y peticiones; y como Él, se nos alienta a que le demos a conocer a Dios nuestras peticiones en cada circunstancia.

Debemos llevar al Señor nuestras necesidades específicas con valentía, no con timidez (Hebreos 4.16). Por medio de Cristo su espíritu ha quedado unido para siempre a aquel que tiene todas las respuestas, todas las soluciones, toda la provisión y todas las bendiciones.

Por consiguiente, su mente debe concentrarse en el Dios que le salva, libra, sana, redime y restaura, independientemente de sus circunstancias. Él multiplica sus recursos, provee de maneras que usted ni siquiera puede imaginarse, y es muy capaz de obrar milagrosamente a su favor.

¡Así que ore! Dirija su atención al Padre celestial, que lo sabe todo, lo controla todo, tiene todo el poder y es todo amor. Recibirá ayuda para que sea uno con Dios por medio del Espíritu y ande conforme a su voluntad. ¡Gracias sean dadas al Señor Jesús, cuyo sacrificio supremo nos permite ahora esta clase de acceso a Dios!

Señor Jesús, gracias por hacerme uno contigo y darme acceso ilimitado a tu trono de gracia. Amén.

Sobre El Autor

Charles Stanley

Charles Frazier Stanley (25 de septiembre de 1932, Virginia) es el pastor principal de la Primera Iglesia Bautista, en el norte de Atlanta, Georgia. Él es el fundador y presidente “Ministerios en Contacto”.
Stanley también sirvió dos períodos de un año como presidente de la Convención Bautista del Sur de 1984 a 1986.

Artículos Relacionados

  • Myrian Carrion

    Gracias a Dios por los devocionales, son excelentes. Dios les bendiga