Oh, Señor,

Que nunca deje de conocer
la verdad, nunca descanse cómodamente
en doctrinas, que aunque bíblicas,
no produzcan o promuevan la salvación,
no me enseñen a rechazar la impiedad y
los deseos mundanos,
no me ayuden a vivir de manera prudente, justa y piadosa;

Que nunca confíe en mis propias convicciones y resoluciones,
pero que sea fuerte en ti y en tu poder;

Nunca deje de considerar tu gracia suficiente
en todas mis tareas, pruebas y conflictos;

Nunca me olvide de encomendarme a ti,
en todas mis aflicciones espirituales y problemas terrenales,
en todas las insatisfacciones experimentadas como criatura;

Nunca deje de refugiarme en Aquel que está lleno de gracia y verdad,
el amigo que ama en todo tiempo,
quien se compadece de mis debilidades,
y que puede hacer mucho en mi favor;

Nunca limite mi religión a ocasiones extraordinarias
sino que te reconozca en todos mis caminos;

Nunca limite mis devociones a algunas horas,
pero que pueda estar en tu temor durante todo el día;

Nunca me comporte piadosamente sólo en el día del Señor,
o en tu casa, sino durante todos los días, fuera de ella
y en el hogar.

Nunca haga de la piedad un vestido ocasional, sino mi hábito,
y no sólo un hábito, sino mi naturaleza,
no sólo mi naturaleza, sino mi vida.

Bendíceme por medio de todas tus dispensaciones,
por todos los medios de gracia,
por la adoración, oración y alabanzas,
Y al fin, déjame entrar en ese mundo donde no hay
ningún templo, sino sólo tu gloria
y la del Cordero.

Sobre El Autor

Arthur G. Bennett

Arthur G. Bennett, autor del libro "El Valle de la Visión," compendio de ciertas oraciones y meditaciones que eran la base de la fortaleza del carácter y la vida de los puritanos. Arthur fue un canónigo de la catedral de St. Albans, en algún momento Rector de la Pequeña y Munden Sacombe, Hertfordshire, y fue durante diecisiete años, un tutor en Teología Bíblica y la Doctrina Cristiana en All Nations Christian College. Murió en octubre de 1994 a los 79 años.

Artículos Relacionados