Cristo está en el Cielo como Aarón con su lámina de oro sobre su frente y su precioso incienso; y Él ora por todos los creyentes al igual que lo hizo por los Apóstoles. “Mas no ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en mí” (Jn.17:20).

Cuando un cristiano es débil, y apenas puede orar por sí mismo, Jesucristo está orando por él; y Él ora por tres cosas. En primer lugar, por que los santos sean guardados del pecado (Jn.17:15). “Ruego que […] los guardes del mal”.

Vivimos en el mundo como en una casa infectada; Cristo ora por que sus santos no sean infectados con el mal contagioso de los tiempos. En segundo lugar, por el progreso de su pueblo en santidad. “Santifícalos” (Jn.17:17).

Que tengan una participación constante del Espíritu y sean ungidos con nuevo aceite. Y en tercer lugar, por su glorificación: “Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo” (Jn. 17:24). Cristo no está satisfecho hasta que los santos estén en sus brazos. Esta oración, que hizo en la Tierra, es la copia y el modelo de su oración en el Cielo. ¡Qué consuelo es este!; cuando Satanás está tentando, ¡Cristo está orando! Esto obra para bien.

La oración de Cristo quita los pecados de nuestras oraciones. Al igual que un niño, dice Ambrosio, que quiere hacerle un regalo a su padre, va al jardín, y allí recoge algunas flores y malas hierbas juntamente, pero al venir a su madre, ella quita las malas hierbas y ata las flores, y así las presenta al padre; así, cuando hemos ofrecido nuestras oraciones, viene Cristo, y quita las malas hierbas, el pecado de nuestra oración, y no presenta a su Padre sino flores, que son de un olor fragante.

Sobre El Autor

Thomas Watson

Thomas watson probablemente nació en Yorkshire. Él estudió en Emmanuel College, Cambridge, obtuvo un diplomado de licenciatura en Artes en 1639 y una Maestría en Artes en 1642. Durante su tiempo en Cambridge, Watson fue un especializado erudito. Después de completar sus estudios, Watson vivió por un tiempo con la familia puritana de Lady Mary Vere, la viuda de Sir Horace Vere, varón de Tilbury. En 1646, Watson fue a St. Stephen’s Walbrook, Londres, donde sirvió como profesor durante unos 10 años, y como rector por otros 6 años, cubriendo el lugar de Ralph Robinson. Alrededor de 1647. Watson se casó con Abigail Beadle, hija de John Beadle, un ministro de Essex de convicciones Puritanas. Ellos tuvieron por lo menos 7 hijos en los siguientes 30 años; de los cuales 4 de ellos murieron jóvenes. Durante la guerra Civil, Watson comenzó a expresar sus fuerte convicciones Presbiterianas. Watson fue formalmente reincorporado a su pastorado en Walbrook en 1652. Cuando el Acto de Inconformidad se aprobó en 1662, Watson fue expulsado de su pastorado. Él continuó predicando en privado -en graneros, casas, y bosques- siempre y cuando tuviera la oportunidad. Watson obtuvo una licencia para Crosby Hall, Bishopsgate, el cual perteneció a John Langham, un líder de los no-conformistas. Watson predicó allí por 3 años antes de que Stephen Charnock se le uniera. Ellos ministraban juntos hasta la muerte de Charnock en 1680. Watson siguió trabajando hasta que su salud se vio afectada. El entonces se retiró a Barnston, en Essex, donde murió repentinamente en 1686 mientras se dedicaba en privado a orar. La profundidad de Watson en doctrina, claridad de expresión, intensidad de espiritualidad, amor en la aplicación… hacen de su reputación como excelente predicador y escritor. Fue enterrado el 28 de julio 1686.

Artículos Relacionados