No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel Apocalipsis 2.10,

Si la primera característica de una iglesia modelo es el amor, la segunda es el sufrimiento. La disposición a sufrir por Cristo es prueba de nuestro amor genuino por él.

La ciudad de Esmirna se ubica a unos cincuenta kilómetros al norte de Éfeso, por la costa. Era la siguiente ciudad a la que un cartero hubiera llegado haciendo el circuito de visitas a las siete iglesias. Esmirna era bien conocida por su esplendor y por su sensible rivalidad con Éfeso.

La iglesia estaba sufriendo. Jesús les asegura que él conoce sus aflicciones, su pobreza y la calumnia de sus enemigos. Al parecer los sufrimientos que padecía estaban asociados con el culto al emperador. Esmirna alardeaba de su templo en honor al emperador Tiberio.

De tiempo en tiempo se requería a los ciudadanos que esparcieran incienso sobre la llama ardiente ante el busto del emperador, y que simultáneamente confesaran que el César era señor. ¿Cómo hubieran podido los cristianos declarar señor al César, cuando habían confesado a Jesús como Señor? Este era el dilema que en el año 156 confrontó el venerable Policarpo, obispo de Esmirna.

En el atestado anfiteatro el procónsul le exigió que jurara por el genio de César y que injuriara a Cristo. Pero Policarpo se negó, y dijo: ‘Durante ochenta y seis años le he servido, y nunca me hizo daño; ¿cómo podría ahora blasfemar a mi Rey que me salvó?’. El procónsul insistió, advirtiéndole que moriría a merced de las bestias salvajes o en la hoguera, si no cambiaba de actitud.

Pero el obispo se mantuvo firme. Se encendió la hoguera, y el santo hombre agradeció a Dios por considerarlo digno de compartir la copa de Cristo y ser contado entre los mártires. Más de medio siglo antes, Cristo ya había advertido a la iglesia de Esmirna que sufrirían prisión y muerte. ‘Sé fiel hasta la muerte’, les escribió, ‘y yo te daré la corona de la vida’ (v. 10).

 Para continuar leyendo: Apocalipsis 2.8–11

Sobre El Autor

John Stott

John Stott (27 de abril 1921 – 27 Julio 2011) fue un inglés cristiano y pastor anglicano quien fue reconocido como importante líder del movimiento evangélico en el mundo.

John Stott fue uno de los principales autores del Congreso Mundial de Evangelización de Lausana (Suiza) en 1974.

Artículos Relacionados