Cuando oigas resonar las campanas en la Navidad, piensa en la razón por la que Jesús nació.

Ni siquiera imagines que él vino para llenar nuestras mesas o nuestras copas. Más bien, en medio de tu regocijo, alza tus ojos por encima de todas las cosas terrenales.

Y si oyes decir que en ciertas iglesias hay celebraciones pomposas y exhibiciones eclesiásticas, no pienses que fue con ese propósito que Jesús nació.

¡No!, mira dentro de tu corazón, y di: “Él nació para ser Rey, para poder reinar por medio de la verdad en las almas de un pueblo que, por gracia, ha sido creado para amar la verdad de Dios”. Ése fue su propósito.

Sobre El Autor

Charles Spurgeon

Charles Haddon Spurgeon Nacio en Kelvedon, el 19 de junio de 1834 fue un pastor bautista británico. Aún es conocido por la gente como el "Príncipe de los Predicadores". A lo largo de su vida, Spurgeon evangelizó alrededor de 10 millones de personas y a menudo predicaba 10 veces a la semana en distintos lugares. Sus sermones han sido traducidos a varios idiomas y actualmente, existen más libros y escritos de Spurgeon que de cualquier otro escritor Cristiano de la historia de la iglesia. Tanto su abuelo como su padre fueron pastores puritanos, por lo que creció en un hogar de principios Cristianos. Sin embargo, no fue sino hasta que tuvo 15 años en enero de 1850 cuando hizo profesión de fe en una Iglesia Metodista. Spurgeon fue pastor de la Iglesia Bautista denominada Metropolitan Tabernacule, de Londres durante 38 años. Fue parte de numerosas controversias con la Unión Bautista de Gran Bretaña y luego debió abandonar su título religioso. Durante su vida, Spurgeon sufrió diversos malestares físicos. Sin embargo, en 1857, fundó una organización de caridad llamada Spurgeon's, la cual trabaja a lo largo de todo el mundo. Spurgeon fallecio el 31 de enero de 1892 en los Alpes Marítimos, Francia.

Artículos Relacionados