Si alguien te pregunta: “¿Qué es lo que Dios está haciendo en este momento?”, ¿qué responderías? Temo que muchos de nosotros estamos confundidos en cuanto a los beneficios de la obra de Jesús. Entendemos que fuimos perdonados y comprendemos que pasaremos la eternidad con Él, pero no estamos seguros de cuál es la agenda aquí y ahora.

Debido a que no entendemos lo que Dios está realizando en el presente, somos tentados a cuestionar Su sabiduría y a dudar de Su amor. Nuestro problema no es que Dios sea inactivo o que nos haya abandonado, sino que no conocemos Su agenda. Nos decepciona no entender Su plan e, inclusive, nos vuelve un poco cínicos, hasta el punto de que dejamos de confiar en Él.

Esto es un desastre espiritual. La respuesta a esta gran pregunta es realmente muy fácil y sencilla. ¿Qué es lo que Dios está haciendo aquí y ahora? ¡Redención! Dios está llevando a cabo Su plan de batalla contra el pecado y a favor de nuestra completa liberación. Está obrando en el botín de la victoria de Cristo en la cruz del Calvario. Escucha las alentadoras palabras de 1 Corintios 15:25-26: “Porque es necesario que Cristo reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de Sus pies.

El último enemigo que será destruido es la muerte”. Ahora, tú y yo debemos comprender dos cosas de estas palabras, las cuales responden a nuestra pregunta: “¿Qué es lo que Dios está haciendo?”. Primeramente, ¡Nos está redimiendo! No, tu mundo no se encuentra fuera de control. No, los hombres malos no ganarán. No, el pecado no tendrá la victoria final. Debido a que tu mundo no está fuera de control, sino bajo el cuidado de un Dios redentor, puedes tener esperanza, aunque a veces parezca que las tinieblas están venciendo a la luz.

¿Qué es lo que Dios está haciendo? Este pasaje nos da una segunda respuesta. Está poniendo a Sus enemigos bajo Sus pies, dentro de Su plan redentor. Dios vencerá a cada enemigo hasta que Su último enemigo, la muerte, sea derrotado. Él no descansará hasta que el pecado y la muerte sean completamente derrotados y nosotros seamos libres al fin, libres por siempre.

La esperanza que tenemos aquí y ahora no descansa en nuestra comprensión y fortaleza, sino en que el pecado y la muerte sean derrotados por el Rey de reyes y Señor de señores. Su reinado es tu protección presente y tu esperanza futura.

Dios no descansará de Su obra redentora hasta que haya asistido al funeral del pecado y de la muerte.

Para profundizar y ser alentado: 1 Corintios 15:50-58

Sobre El Autor

Paul David Tripp

Paul David Tripp es pastor, autor y conferencistas. Él es el presidente de los Ministerios Paul Tripp y trabaja para conectar el poder transformador de Jesucristo a la vida cotidiana. Esta visión ha llevado a Paul a escribir 17 libros sobre la vida cristiana, producir 14 series de enseñanza y viajar alrededor del mundo hablando en eventos. La pasión motriz de Paul es ayudar a la gente a entender cómo el evangelio de Jesucristo habla con esperanza práctica en todas las cosas que la gente experimenta en este mundo roto.

Artículos Relacionados