‘Dejen en las manos de Dios todas sus preocupaciones, porque él cuida de ustedes.’

1 Pedro 5:7

 

Y para nosotros, que hemos huido en busca de refugio para aferrarnos a la esperanza que se nos ha dado en el evangelio, cuán indescriptiblemente dulce es el hecho de saber que nuestro Padre Celestial nos conoce completamente.

Ningún traidor puede informar sobre nosotros, ningún enemigo puede hacer un aspaviento de acusación; ningún esqueleto olvidado puede salir de un armario escondido para avergonzarnos y desenmascarar nuestro pasado; ninguna debilidad insospechada en nuestros caracteres puede salir a la luz para alejar a Dios de nosotros, ya que Él nos conocía completamente antes de que lo conociéramos y nos llamó a Sí mismo en el pleno conocimiento de todo lo que era contra nosotros.

“Porque los montes se apartarán, y los collados serán removidos;
más mi misericordia no se apartará de ti, ni el pacto de mi paz será removido,
dice Jehová que tiene misericordia de ti”.
Isaías 54:10

Nuestro Padre celestial conoce nuestro estado y recuerda que somos polvo. Él conocía nuestra traición innata, y por su propio amor se comprometió a salvarnos. Su Hijo unigénito, cuando caminó entre nosotros, sintió nuestros dolores en su desnuda intensidad de angustia. Su conocimiento de nuestras aflicciones y adversidades es más que teórico; es personal, cálido y compasivo. Lo que nos suceda, Dios lo sabe y se preocupa como nadie más puede.

Señor, como dijo David: “tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí” Salmo 139:6

Gracias por Tu conocimiento íntimo y Tu infinito cuidado. Amén.

Sobre El Autor

A.W. Tozer

Nacido el 21 de abril de 1897, en Newburg, una diminuta comunidad agrícola en la región montañosa de Pennsylvania occidental, Aiden Wilson Tozer influyó en su generación como pocos. Fue pastor, predicador, autor, editor, expositor en conferencias bíblicas, y mentor espiritual.

Artículos Relacionados