«Si el Hijo los hace libres, ustedes serán realmente libres». JUAN 8.36

En una excursión por la cordillera Sierra Alta de California, vino algo de repente a mi mente: las bestias que llevaban nuestro equipo no tenían manera de deshacerse de la carga que llevaban sobre sus lomos.

Sin poder alcanzar sus pesadas cargas, dependían de otros para que las aligeraran. Lo mismo sucede con nosotros al llevar el peso de nuestra carga emocional. No podemos descargarla nosotros mismos; ni tampoco desaparece con el tiempo.

Más bien, la verdadera libertad es posible solo por medio de Jesucristo. ¿Por qué? Porque nosotros no podemos alcanzar nuestras cargas y, a menudo, tampoco sabemos cuán profundas son. No obstante, Jesús sí lo sabe. Y Él conoce la manera perfecta de sanarnos por completo. Nadie vive libre de problemas, tropiezos o dolor.

Sin embargo, el Señor no solo le protegerá de un daño duradero, sino que puede usar las dificultades a fin de equiparle, prepararle y fortalecerle para la próxima etapa de su vida. Por consiguiente, pídale a Jesús que le guíe y alivie de sus cargas. Él le hará libre para que llegue a ser todo lo que Dios quiere que sea.

Señor, yo no puedo alcanzar mis cargas emocionales, pero tú sí puedes. Gracias por liberarme de ellas y usarlas para sanarme. Amén.

Sobre El Autor

Charles Stanley

Charles Frazier Stanley (25 de septiembre de 1932, Virginia) es el pastor principal de la Primera Iglesia Bautista, en el norte de Atlanta, Georgia. Él es el fundador y presidente "Ministerios en Contacto". Stanley también sirvió dos períodos de un año como presidente de la Convención Bautista del Sur de 1984 a 1986.

Artículos Relacionados