Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo. Salmos 42.2

 ¿Se siente desalentado, con sed y débil, como si Dios hubiera partición incorrecta y usted estuviera meramente sobreviviendo? A veces el Padre permite que enfrente una temporada en la que se siente derrotado y espiritualmente agotado para atraerle más a Él.

Aunque tal vez piense que las experiencias del desierto de la vida lo alejarán del Salvador, en realidad pueden hacer que su fe en Él madure grandemente.

Como un niño perdido que busca a sus padres, usted busca a Dios desesperadamente, afinando su oído esperando oír su voz y anhelando su presencia. Usted también desecha cualquier cosa que le pudiera impedir hallarlo.

En realidad, es más que probable que descubra que cuando no siente la presencia del Padre, se debe a que sin intención se enfocó en algo que no es Él. Usted se distrajo y ya no está bebiendo de su maravillosa presencia. Dios no es su primera prioridad, así que Él despierta en usted una sed por sentirle.

Por lo tanto, vuélvase al Señor y disfrute de comunión con Él. Puede llevar tiempo reconstruir su relación personal, pero tenga la seguridad de que los que buscan a Dios «serán saciados» (Mateo 5.6).

Señor, tengo sed de tu maravillosa presencia. Restaura nuestra comunión y ayúdame a disfrutar de tu amor. Amén. En su presencia… su sed será saciada.

Sobre El Autor

Charles Stanley

Charles Frazier Stanley (25 de septiembre de 1932, Virginia) es el pastor principal de la Primera Iglesia Bautista, en el norte de Atlanta, Georgia. Él es el fundador y presidente "Ministerios en Contacto". Stanley también sirvió dos períodos de un año como presidente de la Convención Bautista del Sur de 1984 a 1986.

Artículos Relacionados