«Y él se fue por el desierto un día de camino y vino y se sentó debajo de un enebro; y, deseando morirse, dijo: ¡Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy mejor que mis padres!»

1 Reyes 19:4

 

Podemos aprender mucho de las vidas de otras personas. Elías mismo no es sólo un Profeta sino una profecía. Su experiencia nos enseña mucho. A veces entramos en una especie de misterioso estado de depresión, y es bueno aprender de la Escritura lo que otros han experimentado al pasar por el Valle de Sombra de Muerte.

Los cansados y enfermos de corazón, duramente probados, son propicios a desfallecer; se imaginan que en tal o cual tiempo les ha ocurrido esto o aquello tan extraño e incomprensible, pero no es así. Mirando atrás las pisadas sobre las arenas del tiempo, pueden ver tan sólo las huellas del pie del hombre; pero deben consolarse al saber que no era el hombre, sino los pasos del Señor. Estudiemos este caso:

I. LA DEBILIDAD DE ELÍAS.
1. Era un hombre de iguales pasiones que nosotros (Santiago 5:17). Desfalleció en el momento que debla ser más fuerte; corno muchos otros santos lo han hecho, Abraham, Job, Moisés, Pedro, etc.

2. Sufrió una terrible reacción. Los que suben mucho también están propensos a bajar. La profundidad de su depresión es igual a la altura de sus victorias.

3. Estaba triste y cansado después de la excitación del Carmelo y la innecesaria carrera al lado del carro de Acab.

4. Su deseo era insensato. «¡Señor, quítame la vida!» Estaba huyendo para salvar su vida, y quería morirse; para ello no necesitaba salir al desierto. Pero él era más necesario que nunca para mantener la buena causa. Es bien raro que uno que huía para escapar de la muerte clamara: «¡Toma mi vida! ¡Quita mi vida!» ¡Cuán insensatas son nuestras oraciones cuando nuestros espíritus desfallecen!

II. LA TERNURA DE DIOS HACIA ÉL.
1 Le permitió dormir. Esto era mejor que una medicina o una reprensión interior.
2. Lo alimentó con alimento conveniente.
3. Le permitió contar sus penas. Esto es, a menudo, el mejor consuelo. Explicó su caso y así alivió su depresión.
4. Dios se reveló a sí mismo en sus diversos caminos. El viento, el terremoto, el fuego y la voz suave eran voces de Dios. Cuando sabemos lo que Dios es, somos menos turbados por otros asuntos.
5. Le dio buenas nuevas: «Sin embargo, yo haré que queden siete mil en Israel». De este modo su sentimiento de soledad fue quitado.
6. Le dio más trabajo para hacer: Ungir a otros, por medio de los cuales los propósitos del Señor de castigo e instrucción serían llevados a cabo.

Aprendemos de esto algunas lecciones útiles. En muy pocos casos se justifica la oración pidiendo muerte. Es un asunto que debemos dejar a Dios. Ni podemos destruir nuestras vidas ni pedir a Dios que lo haga.

Tres santos en la Sagrada Escritura pidieron la muerte: Elías, Moisés y Jonás; pero las tres fueron oraciones sin respuesta. Para el pecador nunca es bueno buscar la muerte, pues la muerte para él es el infierno; sella su propia y segura condenación. Pero no es menos equivocado tal deseo en un creyente. ¿Qué oímos en este caso? ¡Elías desfalleciendo y abandonándolo todo! ¡Este heroico espíritu, desolado y postrado! ¡El que osó decir a la cara de Acab: «Eres tú y la casa de tu padre los que turbáis a Israel»; el que podía levantar un muerto, abrir y cerrar los cielos, manejar el fuego y el agua con sus oraciones; ¡el que se atrevió a desafiar a todo el pueblo de Israel y matar a 250 profetas de Baal, le vemos aquí hundirse por el mal ceño y amenazas de una mujer!.

¿Pedía que le quitara Dios la vida porque cernía perderla? ¿Quién puede esperar una constancia sin mácula de la carne y la sangre cuando vemos a Elías desfallecer? El santo más fuerte y más valiente sobre la tierra está sujeto a algunos ataques de temor y debilidad. Ser siempre bueno e inmutable es propio tan sólo de los espíritus gloriosos que están en el cielo.

Así el sabio y santo Dios tendrá su poder hecho perfecto en nuestra debilidad. Es en vano para nosotros, mientras llevarnos esta carne, esperar una tal salud espiritual que no caigamos alguna vez en desajuste moral. No es una cosa nueva para los hombres santos desear la muerte; ¿quién puede, por tanto, censurar y extrañarse del deseo de tal ventaja? Para el peregrino cansado desear reposo, el prisionero libertad, el desterrado el hogar, es tan natural que la disposición contraria sería monstruosa.

El beneficio del cambio es precisamente el motivo de nuestro deseo, pero pedir la muerte por estar hastiados de la vida, por la impaciencia del sufrimiento, es una debilidad inverosímil para un santo. No «basta ya», ¡oh Elías! Dios quiere más trabajo todavía para ti. Tu Dios te ha honrado a ti más que a tus padres, y tendrás que vivir para honrarle más a Él.

Elías se levantó y escapó por su vida, pero mejor habría hecho permaneciendo en su tarea como profeta y responder romo Crisóstomo cuando Eudoxia, la emperatriz, le amenazó: “Id y decidle —respondió— que yo no temo nada sino el pecado.” o como Basilia cuando el emperador arriano dijo que aquella disputa significarla su muerte: ¡Ojalá que así sea! respondió—. Esto me llevará al cielo más pronto.

Gregorio no titubeó en decir que, porque Ellas había empezado a envanecerse con altos pensamientos acerca de sí mismo a causa de los grandes actos que había realizado en el Carmelo, ahora estaba sufriendo este ataque de temor, por la contrariedad que le producía su humillación. Algo semejante vemos en Pedro, asustado por una sencilla criada; nos muestra cuán débiles somos cuando somos dejados a nosotros mismos.

¿Quién le había dicho a Elías que ya ¡basta de vivir!? Dios, no; El sabía que no había bastante para Elías ni de trabajo ni de sufrimiento. Dios tenía más que enseñarle, más que hacer; si el Señor hubiese cumplido su deseo, a la historia de Elías le hubiese faltado su última página, la más gloriosa.

 

Sobre El Autor

Charles Spurgeon

Charles Haddon Spurgeon Nacio en Kelvedon, el 19 de junio de 1834 fue un pastor bautista británico. Aún es conocido por la gente como el “Príncipe de los Predicadores”. A lo largo de su vida, Spurgeon evangelizó alrededor de 10 millones de personas y a menudo predicaba 10 veces a la semana en distintos lugares. Sus sermones han sido traducidos a varios idiomas y actualmente, existen más libros y escritos de Spurgeon que de cualquier otro escritor Cristiano de la historia de la iglesia. Tanto su abuelo como su padre fueron pastores puritanos, por lo que creció en un hogar de principios Cristianos. Sin embargo, no fue sino hasta que tuvo 15 años en enero de 1850 cuando hizo profesión de fe en una Iglesia Metodista. Spurgeon fue pastor de la Iglesia Bautista denominada Metropolitan Tabernacule, de Londres durante 38 años. Fue parte de numerosas controversias con la Unión Bautista de Gran Bretaña y luego debió abandonar su título religioso. Durante su vida, Spurgeon sufrió diversos malestares físicos. Sin embargo, en 1857, fundó una organización de caridad llamada Spurgeon’s, la cual trabaja a lo largo de todo el mundo. Spurgeon fallecio el 31 de enero de 1892 en los Alpes Marítimos, Francia.

Artículos Relacionados

  • Alfredo Jose Gil Gualda

    demasiado excelente !