A vosotros os es concedido… que padezcáis.
Filipenses 1:29

         Dios mantiene una escuela muy costosa. Muchas de sus lecciones se deletrean por medio de lágrimas. Richard Baxter dijo, “Oh, Dios, te doy gracias por una disciplina corporal de cincuenta y ocho años;” y no es él, el único hombre que ha convertido una dificultad en triunfo.
      Esta escuela de nuestro Padre Celestial se cerrará muy pronto para nosotros; el curso va acortándose cada día. No huyamos a ninguna lección por muy dura que sea, ni retrocedamos por temor a cualquier clase de castigo. Lo más valioso ha de ser la corona, y lo más grato el Cielo, si perseveramos alegremente hasta el fin y nos graduamos para la gloria.

—Theodore L. Cuyler.

      La mejor porcelana se quema tres veces por lo menos, y alguna de ella más de tres veces. La porcelana de Dresden siempre se quema tres veces. ¿Por qué tiene que pasar por un fuego tan intenso? Una vez debiera ser lo suficiente; dos veces lo muy bastante. Pero no es quemada una ni dos veces, sino que tres veces es necesario el quemarla para que sus colores dorados y carmesí aparezcan más preciosos y permanezcan afirmados.
      En la vida humana somos modelados bajo el mismo principio. Nuestras pruebas son quemadas en nosotros, una, dos y hasta tres veces; y por medio de la gracia de Dios estos bellísimos colores están allí y han de permanecer allí para siempre.

—Cortland Myers.

Sobre El Autor

Lettie B. Cowman

Lettie Burd Cowman (Marzo 3, 1870 – Abril 17, 1960), también conocida como L.B. Cowman, fue escritora y autora de libros devocionales entre ellos están “Manantiales en el Desierto” y “Primaveras en el Valle”. Cowman publicó sus libros bajo el nombre de Mrs. Charles E. Cowman. Ella fue también una de las co-fundadoras de La Sociedad Misionera Oriental (posteriormente conocida como OMS Internacional, y eventualmente Una Sociedad Misionera).

Artículos Relacionados