John MacDuff

UN CORAZÓN HERIDO

“Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así clama por ti, oh Dios, el alma mía”. Salmo 42:1 ¿No se nos justifica inferir que David vio a un ciervo “herido”, o imaginarnos que él lo vio en bu... LEER MÁS