MIRANDO A JESÚS

El tema más sublime de un discurso o escrito, es Jesucristo. Agustín1 después de leer las obras de Cicerón2, las elogió por su elocuencia; sin embargo, su veredicto final, fue este “Sus palabras no son dulces, ... LEER MÁS