EL PODER DE LA PALABRA

así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra (Ef 5.25–26).   ¿Alguna vez ha dejado de leer la Biblia p... LEER MÁS